sábado, 27 de junio de 2009

¿quieren saber por que sonrío poco?



..Y fue entonces donde los manantiales corrían sobre mi, todo el tormento con esas gaviotas aullando de fondo y la única estrella pálida que brillaba-sobremi rostro, desde el temible cielo que me aguardaba., alerto a los palidezcos ojos que yacían en mi cráneo y les dijo a mis sesos, que, el momento, al fin había llegado.

Nicolás estaba apunto de hacerme volver al dentista, y tendría que usar una dentadura completa.. -¡Maldición! - Grite,- Por favor Nico, no lo hagas – Suplique, El buen nico me mostró su dentadura con una larga sonrisa y dijo - ¨Escúchame, tengo que romperte los dientes, ¿entendes?, vos no pagaste lo que debías, sos una lacra, pero el buen Tomy te va a dejar vivir, la situación es como una de esas películas chatarras de Hollywood, ¿se entiende?, llego el momento que creo mas suspenso, la escena donde tengo que romperte los dientes por que es mi trabajo y si no lo hago, Tomy me matara¨. – después de la explosión que crearon en mis oídos escuchar aquella sentencia, reflexione lo siguiente - ¨Estoy en una noche roja, el maldito dice la verdad por que esta maldito, no tiene escapatoria¨ - y así le regale una hermosa sonrisa, como las que tenia cuando llevaba tan solo 5 años de vida en este mundo, y Nico al mirarme directo, escarbando en mis ojos, levanto su deportiva arma al cielo y la bajo ..partió mi boca con el bat de béisbol del buen Tommy, que siempre llevaba en la limousin, por si acaso¨ -

Los sentí caer. Quebrarse, y la sangre, dios mío, ¿tanta sangre tiene el ser humano?, creía que no tenia mas saliva, nadaba en el entero océano rojo. Nicolás tiro una risa perfecta o carcajada si prefieren. Cuando completamente malevo quebró mis dientes, ¨Ja-Ja-aJ¨, así era la risa del malevo Nico, y durante su segura risa, yo pegue un grito que hizo despegar a todas las gaviotas hacia el espacio exterior. -¡¡MaLdi… on!!.-

-Ya no nos debes nada – sentencio el buen Tommy, y me dejo sangrando en el suelo, reposando sobre el frío asfalto de esa noche desierta de vidas.

Y, al fin, Esta fue la historia de porque sonrío poco, pero no se alarmen, eso no quiere decir que no sea feliz, puedo envolverme en la luz desde los manantiales internos, y les aseguro que si a veces parezco congelado, en verdad, río por dentro, aun que, en confianza, ..la verdad no es tan poética. Nunca pude comprarme la dentadura, y en verdad soy alegre pero no sonrio, por que no tengo dientes y la gente se asusta.. Pero ustedes no, fueron muy amables en escucharme, como lograron entenderme cuando hablo es un misterio para mi, es casi, como si me estuvieran leyendo ¡ah! ideas locas.