miércoles, 11 de noviembre de 2009

Ana



¿Cuántos cristales rotos adormecen en índigos sueños sobre tus hombros?,
Ella nunca separaría sus mandíbulas para formular respuesta audible, no la culpo, Ana
Es a si, si, así, ni yo que la conozco, desde que gateaba ensuciando las blandas rodillas de sus piernas de porcelana por todo el patio que antes poseía, en mi antiguo hogar,.. podría contestar aquella pregunta que solo a ella pertenece.. en una respuesta muda.. Recuerdo, la época y su risa entre la neblina de mi mente, afloraban las orquídeas y nunca faltaba un caramelo para su boca, ella sonreía, en 30 años no había visto a ninguna criatura de dios sonreír de la forma en que ella lo hacia, ¡que feliz era a su lado!, mi hermano desconfiaba de la seguridad que yo le podría dar, es común en el subestimarme, incluso al saber que yo era su tío le costaba un horror dejarme salir con ella a caminar por la vereda y tomarnos un helado en la esquina, de todas formas y a su pesar lo hacíamos, y disfrutábamos el camino de ida y vuelta. Ahora que vuelvo a recordarlo, debo de ser con mi hermano un poco mas comprensivo, la realidad es que en la época en que ella era una beba caminante yo había dejado recientemente el alcohol, un vicio que recorrió mis venas durante largos y quebrados años enteros, muchos de los días en lo que viví en el me son incapaz de recordarlos, incluso después de dejar el vicio, un día caminando por la calle divise a una hermosa mujer, realmente atractiva, no le pondría ni le sacaría nada a su femenino cuerpo, su entera creación me pareció un regalo de los angeles a simple vista, si, la mire mientras caminaba a sus ojos por que me pareció atractiva, y ¿adivinen que?, ella comenzó a acercarse a mi y de repente me dijo ¨Te amo, ¿¡¿Por qué no me llamaste?!?¨, me quede de piedra, pálido y avergonzado, ¨pobre mujer, amar a un borracho¨ pensé. Si, no me acordaba de ella en absoluto, incluso me sorprendió que una belleza a si se fije en mi. Le dije sonriendo que algún día la llamaría y volveríamos juntos al bar, (de seguro la había conocido allí, completamente borracha, aun que ella gozaba de buena memoria, eso pudo demostrármelo) Por suerte no me dio mas charla y se esfumo entre las montañas de gente, respire aliviado. ¿Qué les contaba?, ah si, mi hermano y su niña, Ana, no existe mujercita como la tal Ana, en este momento lleva cumplidos sus 12 años de vida y sus ¨amigos¨ la violan con sus asquerosas miradas de adolescentes empapados de semen, la gracia que me dan, aun que es mejor que miren, si la llegasen a tocar seria capas de matarlos. Si, quizás sea viejo, ex-borracho y sobre protector, pero es que esa niña ya ah sufrido penurias en su vida y no necesita de astillas en su corazón, es muy joven. Desde hace un tiempo ella viene a dormir a mi casa con su padre, ya que su matrimonió de oro al parecer es de plata, y las cosas entre mama y papa se están vaciando, mi hermano es buen hombre, hizo todo lo posible para sostener a su familia y jamás perjudico de alguna forma a su hija, a pesar de eso, debo admitir que la pobre infeliz que se caso con el, la madre de Ana, no ah sonreído nunca de la misma forma en que sonrío cuando dio a luz a la niña, desde entonces fueron problemas.. no financieros, sino sentimentales, de los peores y mas tortuosos. Ahora se pidieron un tiempo, y ella ah viajado a peru a ¨meditar¨, dios sabrá, la situación es que mi hermano no puede estar en su casa sin ella, dice que se vuelve loco de nostalgia y soledad, y dice que Ana se sentirá menos sola si yo la acompaño en el trascurso del día mientras el trabaja. Como buen hermano, lo acepte, además con Ana hacia tiempo que no hablábamos, es normal que un adulto se distancie de un niña sin siquiera darse cuenta, ¨Pero aun hay tiempo, y el tiempo es oro¨
Eso fue lo que pensé.

Durante las vaciones de su madre aprendi mas cosas sobre ella que sobre mi hermano, el esta muy estresado, trabaja todo el día (yo trabajo toda la noche), pero su empleo es mas forzoso que el mió, lo admito, y la rutina es su vida, no hay vuelta que darle.. aun que quiera, a veces le sugiero que se tome un respiro, que deje de pensar un segundo y vaya al cuarto de visitas donde esta Ana, y le pregunte como buen padre, ¿Cómo estas?, no sirve de nada mis humanas sugerencias, cuando llega a oírlas me dice que no me meta (algo bastante desagradecido de su parte) o antes de que pueda terminar de hablarle, su celular ya suena y empieza a hablar y gritar. Uno vive como puede, ese era mi lema de borracho hace unos años, supongo que todos viven como pueden, pero deberían elegir entre vivir bien o mal, y no creo que sea una buena vida la de mi hermano, lamentablemente. El piensa lo mismo de mi, por que soy una persona solitaria, frecuentemente melancólica, y llevo los fantasmas del alcohol y su gente en mi espalda, es verdad, no puedo negárselo, y creo que a pesar de que el pudo construir una familia, a pesar de su bella hija, no es feliz.. por que no busca serlo en ningún momento, esta atado a la rutina del trabajo y la guerra con su mujer, quizás algún día despierte, quizás, o lo despierte yo a golpes, no, no es una buena idea, ¿verdad?, no importa, lo que les contaba.. Ana, si, aprendí un par de cosa sobre ella, cosas que seguramente ni su padre en su disociada realidad conoce. A Ana le gusta la música ambiental, el color azul, las revistas de rock y los libros de Kafka, las películas de Polanski y el lápiz labial rojo, que esconde en uno de sus cajones (ella me lo mostró, nunca me gusto el cuento del espía)
Me parece una mujercita bastante culta para su edad, si según lo que me cuenta, tiene compañeras que aun se mueren por subirse a la calesita (una buena forma de decirme que son infantiles.. y seguramente le creo.. por que ella no es tan infantil.. y eso a veces me asusta un poco) Me habla tanto de ese Franz.., que es un bicho o que hay castillos inalcanzables o que según el no existe la justicia, no le entiendo mucho, a mi me gusta leer pero la literatura de Kafka es un misterio para mi, es probable que en mi época etílica halla leído alguno de sus libros, ya que me gastaba la plata en alcohol y libros únicamente, es probable que lo haya leído.. y si lo hice alguna vez, es probable que lo halla olvidado, si, lo bueno es no olvidarte de que te olvidas las cosas. Lo que les decía.. es bastante introspectiva, pero si le haces una pregunta cualquiera puede darte una buena y larga respuesta, siempre educada y con una tierna timidez que intenta ocultar en vano, es bastante inteligente y lo malo es que no se nota con facilidad, cualquier idiota diría que es una niña bonita que vive ocultándose detrás de un libro pero no es así, ella no esta oculta, no esta oculta para nadie, solo que por su edad y por su forma de ser necesita que quien la mire y se interese, se acerque. Una simple muestra de interés hacia su persona la vuelve sonriente y animada, es una chica muy inteligente, pero se que desea mas la atención de su padre que la de su tío, y la entiendo con todo mi polvoriento corazón. Hay noches en las que llora y eso me destroza, por que la recuerdo de niña gateando por mi patio y sonriendo, nunca vi en mi vida ni voy a ver una sonrisa como la de Ana, es única, y saber que esa misma se desdibuja y de paso a chaparrones de tristezas que adolecen, me lastima mucho, su Padre nunca llega a escucharla, por que llega muerto del trabajo, pero yo estoy despierto por que me preparo para salir al mío, y ya averigüé la causa de su llanto aun que me tomo unos días que me lo confesase, tiene pesadillas.. frecuentemente con autos que chocan y cristales que le cortan el rostro entero. ¿de donde habrán salido esas horribles imágenes que penetraron a su santo cerebro?, Dios mío, Ana no merece quedarse dormida para verse rodeada de sangre, cuando le comente sobre las pesadillas a su padre, me dijo que eran cosas de chicos, que las pesadillas son completamente normales, es mas, que hacen bien. Le dije que era un imbecil y no nos hablamos durante un día entero, no importa, no sirvió mi insulto ni mi pregunta para nada. Una tarde mientras Ana tomaba un te con miel que yo le había preparado especialmente (mientras de fondo ponía su característica música ambiental.. como para tentar a la siesta) le pregunte por que creía que tenia esos sueños, y por primera vez la vi completamente retraída, encerrada en ella misma, me miro fijamente durante cinco minutos sin hablarme, yo me asuste bastante.. la verdad.., esta mujercita que tanto quiero esta sufriendo pero no puedo acercarme mas a ella ni sacarle palabra.., todo un problema. Me sentí un parasito, quizás exagere demasiado, pero como saben, soy una persona solitaria y cuando tengo a alguien cerca que me importa y no puedo hacer nada por esa persona, mi alma se desmaya y empiezo a pensar que lo mejor que podría haber hecho era seguir tomando hasta que Dios le pidiese a Lucifer que me mandase una buena cirrosis.. y morir.. para dejar de no hacer nada por nadie.. ni siquiera por mi. Lo siento.. demasiada melancolía, ¿verdad?, no se preocupen, son momentos.. difíciles, pero pasan.. como casi todo. Cuando le volví a hablar a mi hermano sobre el tema, el se levanto de la mesa (estábamos cenando.. ese día ceno en casa) y se fue al cuarto de Ana (ya le decía a si, yo también, para nada me molestaba eliminar ¨visita¨ por ¨Ana¨) y abrió la puerta sin tocar, la miro a Ana unos segundos y le pregunto ¨¿Estas Bien?¨, un débil ¨Si¨ se escucho de respuesta, cerro la puerta y volvió con una estupida sonrisa que pretendía inspirar tranquilidad, y dijo ¨¿Ves?, todo esta bien, son tus ideas locas.. quizás sean una secuela de tanta cerveza, mira.., que vos seas infeliz no quiere decir que yo tenga que serlo, y mucho menos mi hija, así que no quiero escuchar nada mas sobre el tema y ni se te ocurra molestarla haciéndole mas preguntas, ¿Entendido?¨, ¨Entendido comandate¨, le conteste. No saben como me contuve las ganas de quebrarle los dientes.. hice bien, de todas formas, la violencia no soluciona nada y genera mas sufrimiento.. o quizás sea que me estoy volviendo viejo, no lo se. Por alguna razón me siento viejo, aun que mi hermano sea mas viejo que yo, supongo que son los largos caminos que recorrí en la vida.. se hacen largos aun que no duren mucho, pero lo peor es caminar durante una buena temporada… hacia ningún lugar.

Llego el esperado día por Ana y su atormentado Padre, su esposa-madre había regresado y la casa estaba disponible para la familia feliz, por todo y a pesar de todo, abrase a mi hermano con fuerza y le di un beso en la mejilla.. diciéndole que esperaba que las cosas anduviesen bien y que si necesitaba algo yo estaba a su disposición, nada mas que la verdad, y antes de despedirme de Ana, la mire un ratito, que preciosa criatura, que sonría mostrándome sus impecables dientes, la abrase durante un minuto, balanceándola en mis brazos y diciéndole ¨linda, te voy a extrañar mucho.. veni a visitar a tu tío de vez en cuando.. todavía queda miel para el te¨, ella se río y también se le escaparon dos lagrimas de sus vidriosos ojos, las dos lagrimas mas calidas que chocaron a mis zapatos en años, no había una minima tristeza en su despedida, a pesar de su padre y las pesadillas, y eso me puso contento, se que estará bien, con o sin su tío, es inteligente, y de alguna forma se las arreglara para vivir, y por el resto de mi vida siempre estaré para ella.. por que ¡que feliz soy a su lado!, Que Feliz…