viernes, 26 de febrero de 2010

La imagino en los cielos

La imagino en los cielos, volando, atravesando las altas nubes claras y oscuras según la luna y el sol. Pienso en que estará pensando, si ella mientras mira a su ventanilla fantasea con que una puerta del avión explote y algunas familias salgan disparadas directamente hacia la turbina, creando esponjosas nubes de sangría.
Supongo que sus sueños se tiñen de rojo, y en ellos puede explorar con mayor libertad sus ansias perversas. Su obsesión es particular, no mucha gente puede compartir la percepción de ella. Ella es especial.

La fui a buscar al aeropuerto, llevaba un vestido blanco..
-¿un vestido blanco?, viniste a un funeral
-se a que vine. no voy a estar de negro un día entero solo por que un abuelito dejo de respirar. Tuve un buen viaje, gracias
-Dame las maletas y seguime. El taxi nos espera

Subimos al auto. Afuera seguía la tormenta. Ella estaba en estática mirada sobre el paisaje que entraba por la ventana, divisando especialmente al cielo. Quizás esperaba tener el privilegio de ver caer a un avión desde el aeropuerto.

-¿Cómo pueden seguir volando con tantos truenos?
-si me decís algo que no empiece con signo de interrogación, voy a estar complacida
-Yo..
-No se, solo por un lento segundo creí que uno había alcanzado a ese avión. No fue así
-¿Estas bien?
-No estoy mal, si eso queres saber. Solo un poco ansiosa, nada mas.

Llegamos a la casa. La viuda estaba ausente. Un simpático señor nos dijo que ella no se sentía bien pero que volvería mas tarde para agradecer la presencia de todos. Nos hizo pasar y se fue con los demás. El féretro era lo primero que se veía al entrar. Fuimos hacia el.

-..pobre saco de arrugas
-dicen que los últimos días gritaba mucho, la viuda ya no soportaba limpiarle la sangre que tosía, supongo que le aterro ver los efectos del tabaco en su marido, ella también fuma.. ¿tenes fuego?
-si

Los invitados, en su mayoría, vejetes, yacían sentados, tomando whisky y charlando, no había nadie verdaderamente cerca del muerto. Ella le escupió el humo del cigarrillo sobre el rostro, pude verle de cerca sus labios de fresa y estos dos escondían pequeñas grietas sangrientas. Al parecer antes del viaje había estado con alguien

-¿Cómo sabes eso?
-Ella me lo contó, cuando el empeoro me llamaba a diario, y me contaba todo
-Debe haber sido difícil.. escuchar y imaginar tal enfermedad
-Hoy fue la ultima llamada, ¨Esta muerto, lo velamos hoy mismo y mañana lo enterramos, espero que puedas venir. Te espero¨
-¿Fue tan directa?
-Al parecer, todavía sentía que estaba vivo, un simple sentimiento nada mas.. ella sabe que esta muerto, imposible no saberlo si durmió horas abrazado a el, y el abuelo esta frío
Agarro su mano como para sentir lo que acababa de decir. Dejo de llenarle de humo el rostro, y acerco el suyo a el, con dos de sus dedos, de uñas pintadas de negro, abrio los parpados del hombre

-Están Blancos.. quisiera verla las pupilas
-Si nos llegan a ver..
-Vos no estas haciendo nada
-Estoy al lado tuyo, y estas toqueteando a un muerto
-Supongo que te impresionan los muertos, ¿verdad?
-Me impresiona verte tocarlos
-El hombre esta muerto, y frío. Es hermoso y solamente quería verle los ojos. Hacia años que no nos veíamos. Al final el cáncer se presento primero, y eso es injusto para mi.
-Ya no puede verte, ni siquiera si encontras sus pupilas
-Pero yo puedo verlo a el..