lunes, 31 de octubre de 2011

Psicosis

Mi nombre es Agustina. Tengo veinte años, y según la psiquiatria soy una enferma mental. Decidí buscar ayuda cuando no conseguía manera de parar mis impulsos auto-destructivos y mi tristeza. Lo mio se trataba de la auto-flagelación. ¿Por que alguien querría cortarse y sacarse sangre?, la respuesta es una razón química. El dolor físico libera encefalina y la encefalina que calma el dolor físico también puede, de alguna manera, calmar el dolor emocional. Actualmente es algo que he superado, puede decirse que hace años no he vuelto a auto-flagelarme. Pero la verdad es que en este tiempo, cada tanto, había encontrado otra forma menos dramática de liberar endorfinas que droguen mi cerebro, uno o varios puñetazos a la pared o al suelo hasta dejar morados mis puños, de esa manera también conseguía calmarme. La ultima ves que lo hice fue hace unos meses, pero quiero creer que con el tiempo también lo superare y que nunca mas volveré a lastimarme. La causa de mi auto-flagelacion al principio fue una depresión que logre dejar atrás tomando antidepresivos y yendo al psicólogo (también me recetaron un antipsicotico y es esta la medicación que segui tomando cuando deje de estar deprimida). La verdad es que nunca me quito un aire melancólico que me ha acompañado desde que era niña, estoy acostumbrada a sentirme triste, pero no se confundan, por que la depresión no es simple tristeza. A veces me asusta recordar que fui capaz de auto-flagelarme tanto y ver la sangre correr y de estar tan deprimida y desesperanzada. Intento comprender que cada uno crea su mundo para poder mejorar el mio. Actualmente venia tomando Olanzapina, y la verdad es que sentir la vida estando sedada a los veinte años debería ser, ¿por que no?, un crimen. No puedo decir que las pastillas me hayan ayudado realmente, tal vez los antidepresivos lo hayan hecho, pero los antipsicoticos solo han reprimido y apagado mi forma de sentir y pensar. Supongo que podrán ayudar en casos mas graves ponerle un freno a la mente, pero actualmente no pretendo volver a la psiquiatría ni a sus creencias ni su control mental. Prefiero intentar tener una sana locura, soportar las cosas por mi cuenta y no por unas pastillas. Lo que siento tambien es que la Olanzapina contribuye al vacío que siento todos los días, a la insensibilidad que siento dentro de mi hipersensibilidad, algo que puede sonar contradictorio pero créanme que tiene sentido. En este tiempo los psiquiatras no me han hecho ningún tipo de seguimiento, se limitan a mirar mi historial y hacerme nuevas recetas. Cuando les hablo, noto que les importa mierda lo que tenga para decirles. Asi que, creo que ya es hora de liberar mi mente y de mejorar mi vida por mi cuenta y no mediante unas drogas. Desde mañana, comenzare a desintoxicarme, y pronto, volveré a estar loca.