domingo, 7 de diciembre de 2014

fragmentos de verano


El otoño olvidado

Sofia se despertó en su cama revuelta. En el suelo había un vomito y una botella vacía de vino.
Se sorprendió ya que no recordaba ninguna de las dos cosas. Miro por la ventana y pensó en la libertad de las nubes. Esa madrugada se había emborrachado, aun que no recordaba con quien ni cuando. Despego una nota que estaba en la puerta de su cuarto, la leyó ¨Si no quieres nada, no tengas nada, Firma: Pier¨ La arranco, y pensó en guardarla durante unos segundos, hasta que finalmente la rompió. Miro de nuevo al cielo y se pregunto que habría pasado y donde estaría Pier ahora

Filosas hojas acariciando

Ella estaba enferma. Otra vez sus sentimientos colapsaron, el alcohol y porro no ayudaban sino empeoraban su sensibilidad. Había discutido con Valentino, a quien creía su único amigo. En su cuarto, busco su cajita escondida, la cual ocultaba sus hojas de afeitar, las que acariciaban su dolor externo haciendo sangrar el interior. Puso una canción de esas tristes, agarro una hoja y suavemente se mutilo el brazo, la sangre siguió un recorrido hasta su mano y llego a gotear por sus dedos, unas pequeñas lágrimas caían de su rostro, y suspiro aliviaba, por que cada corte era un dolor caluroso embriagante, quizás, como el amor.

Te amo

Daniel salio al exterior, tratando de liberarse de las cadenas que lo ataban y le impedían amar.
Compro un ramo de flores para Daiana y la espero en la entrada del parque. Ella llego radiante y hermosa, se sentía especial al saber que Daiana compartía su vida con el. Daiana río al ver el ramo de flores y le dio un largo beso a Daniel. Había un sol energizarte y al mismo un viento fresco que complementaban un buen día. ¨Te amo¨ le dijo Daniel, y Daiana, con las mejillas ruborizadas, solo sonrío, mirándolo a los ojos.

Perdidos en la ciudad

“La verdad y el amor han muerto, solo vale la pena esto” dijo Fabio, señalándole a Fede la botella de vino. Los dos estaban borrachos, sentados en la vereda, viendo a la gente y los autos pasar.
“Se que tuvieron sexo, pero yo la quería” le dijo a Fabio. Fabio respondió “¿Acaso eres su perro?”
Rieron y Fede fumo un tabaco y Fabio un porro. Fede lo miro a los ojos y le dijo “eres mi mejor amigo-siempre voy a estar a tu lado”, Fabio ya alcoholizado respondió “todo tiene un final”

No vale la pena despertar

Dario amaneció casi muerto en angustia. El cuerpo la vida y el sol se sentían tan pesados.
“¿Que haré hoy?, no tengo un lugar en el mundo..”. Sin hambre, salio de su departamento y compro una botella de cerveza para desayunar y al volver puso un disco de Lou Reed mientras bebía.
“Creo que este año solo he llorado una vez” pensó, y era diciembre.

Dormimos juntos sin hacer el amor

Rosa despertó junto a Fede. Habían pasado la noche hablando, escuchando musica y tomando cocaína. Seguía en la cama, mientras Fede la abrazaba y acariciaba. “Quiero besarte” dijo Fede, “NO” dijo Rosa, y Fede la seguía abrazando y acariciando.. refrescando su alma con el tacto de su hermoso cuerpo. “Te quiero” le dijo Fede, Rosa dijo “Tal vez aun no hemos despertado, tal vez este sea tan solo un sueño”, Fede la abrazo mas fuerte y ella se aparto de el, se levanto y dijo “Disculpa, no quería confundirte... mejor me voy” y Fede sin decirle nada, se levanto y la acompaño a la salida

jueves, 25 de septiembre de 2014

Amanecer

Ella se despertó por la luz del sol pero aun llovía. Se ducho pasándose el jabón suavemente por cada rincón de su cuerpo, tratando a su cabello con acondicionador y shampoo, suave y delicadamente.
¨¨Hoy simplemente, sera otro día¨ pensaba mientras el agua y el vapor la inundaba, como tratando de limpiar cualquier tipo de preocupación y sensación negativa.
Desnuda en su cuarto mientras se miraba en el gran espejo, se seco el pelo, se peino un poco, se puso su ropa interior, ajusto su corpiño, abrió el placard y saco su nuevo vestido negro y se lo probo, aplicándose un poco de perfume y pintalabios color rojo, al fin se quedo un rato mirando fijamente a sus ojos color verde y pensó ¨Genial¨

Miro por su ventana y el día había empeorado, gigantes nubes grises parecían estar dispuestas a dar truenos ¨y quizás matar a alguien en la playa¨ pensó. Se calzo sus zapatos de taco y fue a la cocina a preparar el desayuno, café y un sándwich vegano. Cuando termino de desayunar, la tormenta comenzó y preparo un cigarrillo de tabaco natural y lo fumo, mirando el cielo y los truenos desde la ventana. Encendió su celular y tenia un mensaje de su ex novio ¨no puedo vivir sin ti¨ decía, suspirando el fresco aire pensó ¨entonces no vivas mas, cabrón¨

Se dio cuenta que tenia frío y encendió la estufa, ¨Hoy simplemente, sera un día¨ pensó.
Se quedo sentada, junto a la estufa mirando la ventana, las nubes gigantes grises algunas negras como su vestido y los truenos que hacían temblar un poco la tierra. Fue a su cuarto y de su biblioteca tomo ¨Cartas a Milena¨ de Franz Kafka. Se decalzo los zapatos y se tiro en la cama a leer, así estuvo concentrada durante una hora.

La tormenta continuaba ¨Quería salir.. al menos caminar un poco..¨ pensaba hasta que su celular sonó, era su novio, atendió

-Diana te amo, por favor escúchame
-¿Si?
-Esa chica no significa nada para mi, tu eres mi nov-
-No. No soy tu novia.
-Pero te amo
-Mentira
-Déjame explicarte, esa noche yo-
-Adiós, no llames mas.

Y colgó. Ella no se sentía bien pero tampoco mal, lo que bailaba dentro de su corazón era una leve sensación de alivio y en su mente una nueva posibilidad de libertad.

Volvió a sentarse frente a la ventana junto a la estufa, allí armo otro cigarrillo esta vez flores de marihuana. Lo encendió viendo el paisaje de la tormenta y la ciudad que se veía con claridad desde lo alto de su departamento. Y desde sus ojos verdes y ahora rojizos, el cielo parecía el reflejo de toda la libertad en la tierra, y si así era el cielo, ¨el universo debe ser la libertad de la existencia¨ pensó. Mientras daba suaves caladas al cigarrillo, continuo mirando, y los colores opacos se volvían  mas brillantes, los truenos si ya eran de por si como un flash fotográfico ahora brillaban y sonaban tanto que la inquietaban un poco. Dejo el cigarrillo de marihuana por la mitad en el cenicero y se dio cuenta que en el había quedado una mancha rojiza por sus labios pintados ¨El sol sigue brillando mas allá de las nubes¨ pensó.

Fue a su cocina y corto unas naranjas y preparo jugo con el exprimidor. Cuando termino, saco del freezer unos hielos y los puso en el vaso que contenía el jugo. Lo bebió lentamente, y recordó durante unos minutos a su ex novio, la primera vez que se besaron, la primera vez que hicieron el amor, la primera vez que lo hizo llorar, la primera vez que ella le pego una bofetada.
¨Y todo termina en algún momento.. la vida, la tierra, y hasta el universo¨ pensó, asombrada.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

noche tibia

-Fue una noche en la que rompí mi ventana con el puño. Solo tuve cortes superficiales en la mano. Creo que estaba triste o enojada, o tal vez las dos cosas.

Tranquila en mi cuarto, me sirvo otra copa de vino y veo a Evelyn bailar por las habitación un tema de Radiohead llamado ¨Idioteque¨ que ahora esta sonando desde la computadora. Deja de bailar sin dejar de moverse y dice

-Este tema habla sobre un campo de concentración

La miro haciéndole una mueca con mis labios, de manera incrédula o indiferente. Dejo de mirarla y dice

-¿No me crees?
-Tengo la sensación de que la vida es una locura

Me sirvo mas vino. Hoy la noche esta linda ya que no hace tanto frío. Evelyn sigue bailando Radiohead.  Le digo

-Tu no haz tomado vino.. así que llévame a pasear en el auto
-¿A donde vamos?
-Solo recorramos la ciudad

Entramos en el auto, Evelyn lo arranca y enciendo un cigarrillo

-No fumes aquí
-¿Y para que esta el cenicero?
-No.. fumes... aquí....
-Muérete

Y sigo fumando, bajo un poco la ventana para que se escape algo de humo y no quede una neblina en el auto. Me gusta que el auto de Evelyn tenga vidrios polarizados, es como ver desde unas gafas de sol. Evelyn prende la radio y Gustavo Cerati esta cantando ¨juegos de luz, corriendo en pleno cielo, cristales de amor amarillo¨. Agarro la botella de vino y beso el pico dando un buen trago, noto la expresión enojada de Evelyn y que esta por decirme que..

-¿Como fue que trajiste el vino y no me di cuenta?, no puedes estar tomando mientras manejo creerán que estoy borracha... y solo tu lo estas
-¿Y para que están los vidrios polarizados?
-No.. tomes... aquí...

Al ver mi indiferencia, su enojo aumenta tanto que desaparece y se pone reír sin sentido.
Dejo de mirarla y veo a la calle.. los demás autos.. personas caminando en esta noche tibia.. idiotas que andan demasiado rápido en moto.. taxistas maniacos.. arboles.. posibles ecologistas andando en bicicleta.. vuelvo a escuchar a Evelyn

-Fer,  ¿Por que la vida es una locura?
-No se
-Tal vez tomaste demasiado vino
-Puede ser

Y de alguna extraña coincidencia, ahora Gustavo Cerati canta por la radio ¨yo te llevo para que me lleves¨
Las estrellas brillan y giran, al igual que la luna, al igual que la vista se nubla y mis sentidos hacen bing bang dentro de mi corazón, despertando una extraña sensibilidad, como aquella noche en la que rompí mi ventana con el puño. Hay unas preguntas que se repiten constantemente en mi mente pero no puedo oírlas con claridad desde la voz de mi pensamiento, y es cierto, he tomado demasiado vino y le digo a Evelyn

-Detente... me siento fatal

Para el auto.. ni siquiera se donde.. abro la puerta saco la cabeza y vomito en la vereda, escucho a  Evelyn decir

-Dios.. Dios... Dios.... por suerte no hay nadie mirando
-CALLATE

Y vomito un poco mas.. hasta que

-Ya esta.. 

Cierro la puerta del auto y Evelyn me mira fijamente, intento hacer lo mismo pero ella gira al igual que el mundo las estrellas la luna y el sol oculto. Dice

-No se si la vida sea una locura.. tal vez solo tu vida sea una locura

Suspiro y le contesto

-El universo esta lleno de posibilidades

jueves, 16 de enero de 2014

El Aleteo


-Ahora conoces un lugar al que puedes ir

Dijo Belen, mientras estábamos sentados frente al río, el sol forma charcos luminosos sobre el agua, hacia tiempo que no me sentía libre

-Algo malo ha nacido dentro de mi

Le digo, Belen sonríe, pienso en tocarla brevemente, tal vez pasar mi mano sobre su espalda y apoyarla en su hombro, pero me resisto, abre sus labios y dice

-Creo que todos somos enfermos mentales...

Junto a ella no tengo miedo, intentando salir del delirio, de lo borrosa y confusa que se ha vuelto la vida. El cielo se nubla, empieza la llovizna, pienso en la inmensidad de cada gota, y dentro de un rato ya llueve, veo como el agua del cielo se vuelve una con el agua del rió, corremos en busca de refugio y nos sentamos bajo el techo de un negocio, Belen dice

-Solo tu puedes salvarte

La miro a los ojos y le digo seriamente

-Lo se

Pienso mientras oigo y veo llover: la mayor parte de mi vida no he creído en Dios pero ahora cuelga de mi cuello un crucifijo y caigo en la cuenta que durante un año entero he pensado en Dios, he rezado a Dios, durante noches enteras leía sobre diversos temas y mi mente se perdía en distintos pensamientos y creo que no hice mas que, en el fondo, buscar a Dios.
No lo he encontrado y tampoco puedo decir que lo haya perdido por que aun dudo de su existencia. Creí ver a Dios cuando otro día, junto a Belen, estábamos en la plaza y vi la sincronía que tienen las palomas al volar, haciéndolo tan cerca y sin chocarse entre ellas, esa conexión que poseen me hizo recordar a la visión que tuve bajos los efectos de la Salvia divinorum ¨todos estamos conectados¨.
¿Realmente estamos todos conectados?, ¿A que nivel?, ¿Sera nuestras mentes un trafico de información y sentidos universal?, ¿Ese trafico navega en el inconsciente?, y acerca de Dios, si existe.. ¿Por que permite tanta muerte y dolor?, ¿Por que no nos salva de la autodestrucción humana?, aun queda muchas dudas que intentare resolver mientas viva, se que algunas no tendrán respuesta, lo importante es hacer y seguir hasta el final

-Ha parado de llover-dice Belen
-Lo siento, estaba perdido en mis pensamientos
-Volvamos a casa, a escuchar musica y tomar mate
-Si

Junto a ella no tengo miedo y pienso en tomar su mano incluso besarla, pero me resisto. Su trabajo es acompañarme y solo soy un paciente mas.
Aun así, se que la extrañare.