jueves, 25 de septiembre de 2014

Amanecer

Ella se despertó por la luz del sol pero aun llovía. Se ducho pasándose el jabón suavemente por cada rincón de su cuerpo, tratando a su cabello con acondicionador y shampoo, suave y delicadamente.
¨¨Hoy simplemente, sera otro día¨ pensaba mientras el agua y el vapor la inundaba, como tratando de limpiar cualquier tipo de preocupación y sensación negativa.
Desnuda en su cuarto mientras se miraba en el gran espejo, se seco el pelo, se peino un poco, se puso su ropa interior, ajusto su corpiño, abrió el placard y saco su nuevo vestido negro y se lo probo, aplicándose un poco de perfume y pintalabios color rojo, al fin se quedo un rato mirando fijamente a sus ojos color verde y pensó ¨Genial¨

Miro por su ventana y el día había empeorado, gigantes nubes grises parecían estar dispuestas a dar truenos ¨y quizás matar a alguien en la playa¨ pensó. Se calzo sus zapatos de taco y fue a la cocina a preparar el desayuno, café y un sándwich vegano. Cuando termino de desayunar, la tormenta comenzó y preparo un cigarrillo de tabaco natural y lo fumo, mirando el cielo y los truenos desde la ventana. Encendió su celular y tenia un mensaje de su ex novio ¨no puedo vivir sin ti¨ decía, suspirando el fresco aire pensó ¨entonces no vivas mas, cabrón¨

Se dio cuenta que tenia frío y encendió la estufa, ¨Hoy simplemente, sera un día¨ pensó.
Se quedo sentada, junto a la estufa mirando la ventana, las nubes gigantes grises algunas negras como su vestido y los truenos que hacían temblar un poco la tierra. Fue a su cuarto y de su biblioteca tomo ¨Cartas a Milena¨ de Franz Kafka. Se decalzo los zapatos y se tiro en la cama a leer, así estuvo concentrada durante una hora.

La tormenta continuaba ¨Quería salir.. al menos caminar un poco..¨ pensaba hasta que su celular sonó, era su novio, atendió

-Diana te amo, por favor escúchame
-¿Si?
-Esa chica no significa nada para mi, tu eres mi nov-
-No. No soy tu novia.
-Pero te amo
-Mentira
-Déjame explicarte, esa noche yo-
-Adiós, no llames mas.

Y colgó. Ella no se sentía bien pero tampoco mal, lo que bailaba dentro de su corazón era una leve sensación de alivio y en su mente una nueva posibilidad de libertad.

Volvió a sentarse frente a la ventana junto a la estufa, allí armo otro cigarrillo esta vez flores de marihuana. Lo encendió viendo el paisaje de la tormenta y la ciudad que se veía con claridad desde lo alto de su departamento. Y desde sus ojos verdes y ahora rojizos, el cielo parecía el reflejo de toda la libertad en la tierra, y si así era el cielo, ¨el universo debe ser la libertad de la existencia¨ pensó. Mientras daba suaves caladas al cigarrillo, continuo mirando, y los colores opacos se volvían  mas brillantes, los truenos si ya eran de por si como un flash fotográfico ahora brillaban y sonaban tanto que la inquietaban un poco. Dejo el cigarrillo de marihuana por la mitad en el cenicero y se dio cuenta que en el había quedado una mancha rojiza por sus labios pintados ¨El sol sigue brillando mas allá de las nubes¨ pensó.

Fue a su cocina y corto unas naranjas y preparo jugo con el exprimidor. Cuando termino, saco del freezer unos hielos y los puso en el vaso que contenía el jugo. Lo bebió lentamente, y recordó durante unos minutos a su ex novio, la primera vez que se besaron, la primera vez que hicieron el amor, la primera vez que lo hizo llorar, la primera vez que ella le pego una bofetada.
¨Y todo termina en algún momento.. la vida, la tierra, y hasta el universo¨ pensó, asombrada.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

noche tibia

-Fue una noche en la que rompí mi ventana con el puño. Solo tuve cortes superficiales en la mano. Creo que estaba triste o enojada, o tal vez las dos cosas.

Tranquila en mi cuarto, me sirvo otra copa de vino y veo a Evelyn bailar por las habitación un tema de Radiohead llamado ¨Idioteque¨ que ahora esta sonando desde la computadora. Deja de bailar sin dejar de moverse y dice

-Este tema habla sobre un campo de concentración

La miro haciéndole una mueca con mis labios, de manera incrédula o indiferente. Dejo de mirarla y dice

-¿No me crees?
-Tengo la sensación de que la vida es una locura

Me sirvo mas vino. Hoy la noche esta linda ya que no hace tanto frío. Evelyn sigue bailando Radiohead.  Le digo

-Tu no haz tomado vino.. así que llévame a pasear en el auto
-¿A donde vamos?
-Solo recorramos la ciudad

Entramos en el auto, Evelyn lo arranca y enciendo un cigarrillo

-No fumes aquí
-¿Y para que esta el cenicero?
-No.. fumes... aquí....
-Muérete

Y sigo fumando, bajo un poco la ventana para que se escape algo de humo y no quede una neblina en el auto. Me gusta que el auto de Evelyn tenga vidrios polarizados, es como ver desde unas gafas de sol. Evelyn prende la radio y Gustavo Cerati esta cantando ¨juegos de luz, corriendo en pleno cielo, cristales de amor amarillo¨. Agarro la botella de vino y beso el pico dando un buen trago, noto la expresión enojada de Evelyn y que esta por decirme que..

-¿Como fue que trajiste el vino y no me di cuenta?, no puedes estar tomando mientras manejo creerán que estoy borracha... y solo tu lo estas
-¿Y para que están los vidrios polarizados?
-No.. tomes... aquí...

Al ver mi indiferencia, su enojo aumenta tanto que desaparece y se pone reír sin sentido.
Dejo de mirarla y veo a la calle.. los demás autos.. personas caminando en esta noche tibia.. idiotas que andan demasiado rápido en moto.. taxistas maniacos.. arboles.. posibles ecologistas andando en bicicleta.. vuelvo a escuchar a Evelyn

-Fer,  ¿Por que la vida es una locura?
-No se
-Tal vez tomaste demasiado vino
-Puede ser

Y de alguna extraña coincidencia, ahora Gustavo Cerati canta por la radio ¨yo te llevo para que me lleves¨
Las estrellas brillan y giran, al igual que la luna, al igual que la vista se nubla y mis sentidos hacen bing bang dentro de mi corazón, despertando una extraña sensibilidad, como aquella noche en la que rompí mi ventana con el puño. Hay unas preguntas que se repiten constantemente en mi mente pero no puedo oírlas con claridad desde la voz de mi pensamiento, y es cierto, he tomado demasiado vino y le digo a Evelyn

-Detente... me siento fatal

Para el auto.. ni siquiera se donde.. abro la puerta saco la cabeza y vomito en la vereda, escucho a  Evelyn decir

-Dios.. Dios... Dios.... por suerte no hay nadie mirando
-CALLATE

Y vomito un poco mas.. hasta que

-Ya esta.. 

Cierro la puerta del auto y Evelyn me mira fijamente, intento hacer lo mismo pero ella gira al igual que el mundo las estrellas la luna y el sol oculto. Dice

-No se si la vida sea una locura.. tal vez solo tu vida sea una locura

Suspiro y le contesto

-El universo esta lleno de posibilidades